Una vez concluida la XVIII Feria de la Castaña, es momento de valorar el desarrollo de esta edición pudiendo afirmar sin miedo a equivocarnos que ha sido un rotundo éxito, el cual se fundamenta en tres hitos que quisiéramos resaltar:
➡️La mejora en cuanto a su profesionalización realizada en las últimas ediciones y que nos pone en el camino de lograr un importante salto de calidad. Este año se ha puesto especial interés en comenzar a cuidar los elementos que confieren una imagen más profesional, contando con una inauguración muy cuidada y que sabemos que ha tenido una gran repercusión más allá de nuestro pueblo.
➡️En segundo lugar, hemos logrado el mayor alcance mediático e institucional de la feria. Gracias a la importante labor de difusión realizada durante las últimas semanas hemos conseguido una gran repercusión en televisión y también las radios más relevantes de la región. Además como novedad, hemos logrado la incursión de la feria en portales nacionales especializados de gastronomía. A nivel institucional hemos recibido la visita de representantes de todas las instituciones supramunicipales, de la consejera de agricultura de la Junta de Extremadura, del presidente de la Diputación de Badajoz, de numerosos parlamentarios y parlamentarias extremeñas, de diputados provinciales, así como alcaldes y alcaldesas de municipios vecinos. Que los representantes de estas instituciones conozcan de primera mano la feria, es una herramienta fundamental para que nuestra feria avance, lo cual nos posibilita contar con su apoyo cuando es necesario.
➡️Por último, el tercer hito, es que hemos conseguido una de las ediciones más multitudinarias, que con el nuevo diseño de la feria más extendido, hace posible que esa gran afluencia de público no se vea empañada por la falta de espacio, consiguiendo que los asistentes puedan degustar nuestros productos con mayor comodidad.
Esto es gracias a la colaboración de los distintos sectores involucrados en la organización de la feria. Por un lado, debemos ser conscientes del importante esfuerzo que realiza el Ayuntamiento para poder celebrar un evento de esta magnitud en un pueblo de 1300 habitantes. Obviamente, esto no sería posible sin la implicación de todos los vecinos y vecinas, sin que ellos sientan esta feria ya como parte de nuestra identidad local, apoyándola y convirtiéndola en la feria más esperada del otoño extremeño. Por último, el tercer pilar de la colaboración son las empresas locales, el sector industrial y el de servicios (bares, hospedajes rurales, etc), sin su implicación tampoco estaríamos en disposición de abordar en los próximos años ese salto de calidad que estamos convencidos que impulsaría nuestra feria.
Reiterar una vez más nuestro más sincero agradecimiento a todas las personas que habéis trabajado incansablemente en los últimos meses para que esta edición se haya podido celebrar. Conocedores de la implicación de todo el entramado social de nuestro municipio, una vez más podemos decir que nuestro pueblo debe mirar con orgullo la capacidad de acogida y organización, por tanto GRACIAS Cabeza la Vaca. Seguiremos en el empeño de trabajar por nuestro pueblo y hacerlo junto a todos vosotros y vosotras, con la alegría e ilusión de acometer la siguiente edición.